Urgayo y la revisión de la vista

Urgayo, Felino y Gorgo salieron a saltar en los charcos de barro. Gorgo salió corriendo, se resbaló y perdió sus gafas.

─ ¿Dónde están mis gafas? ¡No veo nada! – dijo Gorgo

Felino las encontró. Las gafas estaban muy sucias, así que las limpió y se las puso.

 ─ ¡Qué tonto Felino, pero si tú tienes buena vista! ¿Por qué te pones las gafas? ─ le preguntó Urgayo.

 ─ Las necesito porque últimamente no veo muy bien ─ respondió Felino.

─ Entonces dale las gafas a Gorgo que son suyas y vamos a la óptica para que te miren a ti la vista ─ dijo Urgayo.

Urgayo y Felino fueron a la óptica que estaba al lado del dentista. Cuando llegaron, se dieron cuenta que el óptico era el padre de Gorgo. Se llevaron una gran sorpresa.

─ Hola señoritos, ¿qué necesitáis? ─ preguntó Gorgorín, el óptico y papá de Gorgo.

─ Quiero que le revise la vista a mi amigo Felino, por favor. Parece que no ve muy bien ─ dijo Urgayo.

─ De acuerdo, pues siéntate en ese sillón y ponte estas gafas de aprender ─ dijo Gorgorín.

Felino le hizo caso al óptico, pero estaba un poco nervioso. Nunca se había mirado la vista.

─ A ver Felino, dime todas las letras del abecedario que se ve en la pared ─ dijo el óptico.

─ ¡Vale, eso es muy fácil! A, B, C, D, E, F ─ respondió Felino.

─ ¡Muy bien! Ahora, los números.

─ 1, 2, 3, … ¡Ups! ¡No veo los demás! ─ dijo Felino preocupado.

─ No pasa nada Felino, parece que vas a necesitar gafas para ver un poco mejor el resto de números.

Cuando el óptico le puso las gafas de números, Felino ya podía terminar de contar.

─ …4, 5 y 6 ¡Qué bien veo los números ahora! ─ exclamó Felino muy contento.

Además de las letras y los números, Felino veía muy bien todos los colores: el rojo, el verde, el naranja, el azul, el amarillo y el morado. ¡Estaba muy ilusionado!

Al acabar, Urgayo cogió unas gafas de muchos colores y le preguntó a Felino si le gustaban.

─ Sí, sí ¡son muy graciosas! Me llevaré esas ─ dijo Felino.

Urgayo y Felino, salieron de la óptica y se fueron con Gorgo a seguir saltando en los charcos de barro.

Sergio Gómez Quintero y papá (10 de octubre de 2018)

3 comentarios sobre “Urgayo y la revisión de la vista

  1. Un Felino con mala vista,
    todo un hallazgo literario.
    Menos mal que fue al oculista;
    dada su naturaleza, era prioritario.

    Lila: una presentación impresionante y emocionante. Ojalá todo vaya bien en el futuro. Os deseo mucha suerte.
    Un largo abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s