El lagarto mariposa que quería volar

Pimientón era un lagarto mariposa muy dormilón. Se pasaba todo el día durmiendo y se despertaba por la noche. Una noche, nada más despertarse, salió corriendo muy rápido en busca de su amiga Seuya, una rata del bambú.

– Seuya!! Ayer me picó un mosquito acuático y no paro de rascarme todo el rato. ¿Qué puedo hacer? – preguntó Pimientón.

– No te preocupes, la picadura se curará sola y dejará de picarte – contestó Seuya.

– Oye, por cierto, ¿has estado alguna vez en la India? – volvió a preguntar Pimientón.

– Sí, claro. Fui con mi familia cuando era pequeña. Allí probé por primera vez el curry. ¡Estaba riquísimo! Lo comimos con arroz. ¿Por qué me lo preguntas? – dijo Seuya.

– Porque a mí me encantaría ir, tengo muchas ganas de volar en un mosquito helicóptero – respondió Pimientón.

Al día siguiente, los dos amigos fueron a la tienda de mosquitos helicópteros y compraron sus billetes para Jaipur. Pimientón estaba súper emocionado. Por fin iba a conseguir volar. Y, además, lo iba a hacer en un mosquito helicóptero dorado.

El vuelo salía a la una de la tarde. Pimientón y Seuya se fueron a sus casas a preparar sus maletas.

Llegaron a la India a las diez de la mañana. Pimientón se lo había pasado requetebién durante el vuelo. Cuando se bajaron del mosquito preguntaron por la cabaña donde iban a dormir. Un mono indio los trasladó hasta una habitación preciosa. Estaban muy cansados y durmieron un rato.

– Pimientón, te espero en la calle. Por favor, no tardes, tenemos que ir a visitar un templo – dijo Seuya nada más despertarse.

– De acuerdo, ahora mismo bajo – respondió Pimientón.

A los cinco minutos, Pimientón bajó a buscar a Seuya.

– Oye, Pimientón ¿por qué vas sin pantalones? – preguntó Seuya.

– ¡No te lo vas a creer! Se me han olvidado los pantalones en casa – respondió Pimientón.

– ¡Madre mía! No puedes ir sin pantalones por la calle. ¿Por qué no vamos al mercadillo hindú y te compras unos pantacas? – sugirió Seuya.

Corriendo, llegaron al mercadillo. Pimientón se compró dos pantacas, uno de color verde oscuro y el otro amarillo limón. Ya estaba listo para hacer turismo. Después de visitar el templo, tenían previsto un ascenso a la montaña.

Durante los días que estuvieron en la India hicieron muchas cosas: jugaron al pilla pilla, también al corre corre que te zampo, visitaron muchos templos y lugares preciosos,… fue un viaje agotador. El último día se lo pasaron tumbados al sol y la pobre Seuya se quemó la piel. Menos mal que ya se venían de vuelta a casa.

– Ha sido un viaje extraordinario – pensó Pimientón.

Sergitok Gómez Quinterillo y papá (8 de junio de 2018)

3 comentarios sobre “El lagarto mariposa que quería volar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s