El abuelo Antonio y la búsqueda del número 26

Lo que vamos a contar ahora es una historia de verdad. Es la historia del abuelo Antonio y del primo Marcos.

–  ¡Despiertaaaaaa Marcossss! ¡Tenemos que buscar el número 26! – dijo el abuelo Antonio despertando de un susto a Marcos.

– Qué susto abuelo ¿qué ha pasado? ¿dónde se habrá metido el 26? – respondió Marcos sentado en su cama.

– No lo sé hijo, lo vi pasar por la ventana, iba volando como un loco – dijo el abuelo a su nieto.

– Abuelo, creo que vamos a necesitar ayuda. ¿Por qué no vamos a buscar a los primos Miguel y Carlota y a la abuela Loli para que nos acompañen a encontrarlo? – dijo Marcos.

Así fue como, el abuelo Antonio con el pequeño Marcos, fueron a buscar a los otros primos y a la abuela. Cuando los vieron, le contaron el problema. Al parecer el número 26 se había ido hacia Venus.

– ¿Cómo podremos ir hasta allí para buscarlo? – dijeron todos.

– No os preocupéis, tengo preparada la máquina espacial del ojo con conjuntivitis donde cabemos todos. Como tiene tres ruedas, podremos aterrizar en Venus – dijo el abuelo.

El abuelo Antonio tenía soluciones para todo. Los primos y la abuela se montaron en la nave con sus trajes de astronautas. Nada más sentarse en sus asientos, todos se pusieron los cinturones.

– 11, 10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1,… allá vamos Venus!! – gritó el abuelo.
Mientras volaban por el espacio Miguel vio un planeta que tenía frío.

– ¡Mirad, es Uranooo! – exclamó

– Vaya, parece que está hecho de hielo – dijo el abuelo.

Siguieron su viaje hacia Venus y, de pronto, oyeron un ruido. Era Neptuno que roncaba lanzando meteoritos por la boca.

– Abuelooooo, una lluvia de meteoritos viene hacia nosotros – gritó la abuela Loli muy asustada.

– Es increíble, necesitamos que Neptuno deje de roncar. Tenemos que despertarlo – dijo el abuelo.

Entonces comenzaron a tocar el pito de la nave y lograron despertar a Neptuno. Lo habían conseguido, ya no había meteoritos.

Tranquilos en la nave, pudieron ver desde lejos a Venus. Estaban muy cerca. Cuando lograron llegar, el abuelo Antonio hizo un gran aterrizaje y todos se bajaron a buscar al número 26.

– ¿Número 26, dónde estás? – gritaban por todas partes.

De pronto, oyeron una voz muy fuerte que decía:

– Estoy aquí buscando a mi compañero el número 27 – dijo el número 26.

Por fin habían encontrado al 26. Ahora tenían que ayudarlo a buscar a su compañero el 27. Al parecer se había escondido en Júpiter. Tenían un problema, Júpiter era el planeta más grande jamás conocido. Allí no sería fácil encontrarlo.

Todos se volvieron a subir a la nave y despegaron rumbo al gran planeta. No tardaron mucho en llegar, cuando menos los esperaban ya estaban aterrizando de nuevo.

– ¿Número 27, dónde estás? – gritaban todos al mismo tiempo.

Rápidamente se escuchó:

– ¡Estoy aquí, en el aro rojo de Júpiter!

Era el 27. Lo habían encontrado muy rápido. Estaba atrapado en el aro.

– Oh! Gracias por venir a buscarme. ¿Cómo podréis rescatarme de aquí? – preguntó el número.

– No te preocupes, tengo en la nave una raspa de merluza que podremos usar como escalera para llegar hasta allí – respondió el abuelo Antonio.

Como la más delgada era Carlota, ella fue la que se subió a la raspa y llegó hasta el aro. La prima había conseguido rescatar al número 27.

Todos contentos se montaron otra vez en la nave y despegaron rumbo a casa. Cuando llegaron, vieron que la luna no paraba de crecer y se fueron a sus camas a dormir.
El día había sido agotador, pero habían conseguido encontrar a los números 26 y 27.

Para que no se volvieran a escapar los dejaron en un establo junto al resto de números. A través de un cristal vieron como jugaban con el 21, el 22, el 23, el 24 y el 25… también con el 20.

Sergitok Gómez Quinterillo y papá (15 de abril de 2018)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s