Jaime tiene una aventura

Jaime era un hombre bajito con el pelo de tres colores: dorado, negro y plateado. No era un hombre feliz, porque al ser bajito, todo el mundo se reía de él.

Un día se puso a llorar mucho y se fue corriendo al psicólogo. Cuando llegó, dijo gritando:

– Nunca jamás me volverá a ver la gente.

– No llores y deja de gritar, por favor – le dijo el psicólogo. Tranquilízate y cuéntame lo que te pasa – continuó diciendo.

– Es que ya estoy cansado de que la gente se ría de mí por mi altura – respondió Jaime.

– Da igual cuál sea tu estatura, lo importante es ser buena persona – volvió a decir el psicólogo.

Antes de salir de la consulta, el psicólogo le dio a Jaime un papel firmado y escrito con boli.

El hombre bajito se fue a su casa andando tranquilamente. Cuando llegó a casa, se quitó los zapatos y cogió su lupa para leer el papel que le había dado el psicólogo. El papel decía:

“Jaime comprate un cascabel y te invito a venir conmigo de viaje a Chile”

– ¡Que cosa más rara! – exclamó Jaime llevándose los brazos a la cabeza.

Al día siguiente, volvió de nuevo a la clínica de psicología.

– ¿Por qué me ha dicho que me compre un cascabel? – preguntó Jaime.

– Pues no lo sé, porque en realidad yo no soy psicólogo – respondió el hombre.

En ese instante, se quitó la peluca de un manotazo y se puso un sombrero.

– Soy un detective y voy a Chile a buscar estatuas de piedra – gritó el psicólogo mientras se reía a carcajadas.

Jaime, asustado se quiso ir a su casa corriendo. El psicólogo detective era una persona muy rara. Pero antes de salir por la puerta, el hombre se agarró a la camisa de Jaime gritándole:

– ¡No te vayas, por favor! ¡Quiero que me acompañes a Chile!

– Me gusta Chile, pero ya te he dicho que no quiero ir. ¡Estoy ocupado redicho! – dijo Jaime con cara de desesperado.

El hombre se puso un poco deprimido, empezó a llorar y se limpió la nariz en la camisa de Jaime. Le puso toda la espalda llena de mocos.

Jaime volvió a asustarse. Pero, al final, el falso psicólogo logró convencerlo.

El domingo siguiente salieron de viaje, en avión, dirección a Chile. Desde arriba, se veía todo pequeño pequeño. El vuelo duró 10 horas. Jaime llegó mareado y cansado. Había vomitado en el baño.

Del aeropuerto se fueron hacia el puerto marítimo para viajar en barco hacia la Isla de Pascua.

– ¿Oye que le pasa a este barco? ¡Está muy oxidado y entra mucha aguaaaaa! – gritó el detective

Jaime y el detective se tiraron al agua y nadando y nadando llegaron a la orilla de una playa. Cuando lograron levantarse, tenían delante suya a todas las esculturas de hombre de piedra.

– ¡Vayaaaaaa! ¿Cómo se llaman estas esculturas? – preguntó Jaime sorprendido.

El detective cogió su móvil y buscó en internet cómo se llamaban las esculturas de la Isla de Pascua.

– Son moáis, fueron construidos hace muchos años – dijo el hombre. ¿Qué te pasa Jaime, no pareces muy contento? – continuó diciendo.

– Es que estamos perdidos en Chile y quiero irme a casa. Y para colmo está empezando a llover mucho y se está llenando todo de fango – respondió Jaime muy triste.

– No te preocupes, llamaré a mi papá Panfilotas y a mi tío Pichote y ellos vendrán a rescatarnos en su autobús acuático – comentó el detective.

En el rescate, se llevaron un gran susto. Jaime se cayó al agua y tuvieron que lanzarle un salvavidas. Menos mal que no había tiburones y no pasó nada. Solo que, Jaime, se puso chorreando. Pichote no podía contener la risa al ver al hombre mojado de pies a cabeza.

Mientras volvían navegando, una manada de delfines y peces, los acompañaban dando grandes saltos.

Cuando llegaron al puerto, se fueron juntos a la casa de campo de Panfilotas. Una vez allí, el detective dijo:

– ¿Sabes una cosa, Pichote? No está bien reírse de la gente.

–  Llevas razón – dijo Pichote. Discúlpame Jaime, es que me pareció gracioso.

Sergitok Gómez Quinterillo, Pablosky Quintero Cabanillas y papá de Sergitok (30 de marzo de 2018)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s